lunes, 28 de septiembre de 2015

2 claves para aprender a estudiar


                                                                     
Luis Alberto Carmona Sánchez
Área de estimulación cognitiva, creatividad y neuroeducación

Su hijo, sobrino, nieto, amigo o usted mismo puede ser uno de estos 3 tipos de personas: I- quien tiene mucho tiempo libre y lo dedica a cualquier cosa menos al estudio; II- quien quiere dedicarle más tiempo a su estudio pero múltiples ocupaciones se lo impiden; III- quien dedica mucho tiempo al estudio y obtiene pocos resultados: siente que no aprende.

Como podrá notar, todos llegan al mismo resultado: poco aprendizaje.

No importa si es uno de estos tipos de personas frente al estudio, y ojalá ninguno. Lo que realmente interesa es aprender a estudiar. Solo horas y horas de práctica pueden convertir a alguien en un gran músico, pintor, escritor, deportista, o lo que cada quien desee, pero siempre y cuando sepan lo que hacen y cómo lo hacen. No hay persona que se destaque en su campo sin que se haya entrenado, no solo de manera constante sino metódica.

Es curioso querer sacar notas altas, y que los padres pidan esto a sus hijos, cuando no se sabe cómo estudiar, lo que, siendo honestos, sería no haber estudiado.  Me explico: coloquemos como ejemplo un equipo de fútbol. El Director Técnico (DT) les dice a sus jugadores que vayan al campo de juego y ganen, pero no les da una estrategia. Las probabilidades de perder son más altas que las del equipo contrario quien sí cuenta con estrategias de juego y con destacada técnica en sus jugadores.

El estudiante es el jugador y sus padres y profesores el DT. Le piden al estudiante que estudie y gane los exámenes y ojalá el año, y este jugador al no saber cómo estudiar, comienza a ver la TV, a escuchar música, a mirar el internet, además no cuenta con un diccionario, ni buena iluminación, etc., y asume que se pone a estudiar, y lo hace sobre la cama o sofá.  ¿Se imagina a los jugadores en pleno partido enviando mensajes, escuchando música o acostados en la cancha? ¡No descarto que los haya!

Pero hay otro ingrediente más: cuando nuestros muchachos estudian, por lo general, lo hacen en tiempo récord.

Todo lo anterior no es un problema cuando existen soluciones, y muy efectivas y necesarias de comenzar a aplicar. A continuación daré 2 claves importantes para que aprendamos a estudiar: I- cuáles son los factores que debemos conocer y controlar en el proceso de aprendizaje; II-  los tipos de estrategia y de técnica de estudio que todos deberíamos comenzar a conocer e incorporar desde ya.

Primera clave: identifique y controle los 4 factores principales del proceso de aprendizaje.
Los factores que hacen parte del proceso de aprendizaje son: 1-capacidades cognitivas. Necesitamos contar con las capacidades de atención, memoria, agilidad mental y creatividad (flexibilidad cognitiva) estimuladas y fortalecidas, pues estas son el soporte cerebral para que el estudio nos deje muy buenas “ganancias”. Estas capacidades necesitan ser entrenadas, por lo que es importante que el cerebro ingrese a un gimnasio mental[1].
2- Condiciones físicas. Hay que estudiar con buena iluminación (preferiblemente luz natural), contar con una silla cómoda (si duelen y se duermen los glúteos, también se dormirá el cerebro), tener nuestra mesa de estudio (no estudiar en el comedor, menos sobre la cama). Piense que los alimentos se preparan en la cocina, y uno duerme en su habitación, de igual manera estudiar necesita de su propio espacio y tiempo.
3- Motivación. ¿Por qué quiero leer este libro? ¿Qué tanto deseo saber sobre el tema? Supongamos que los factores anteriores los tenemos, pero de poco sirven si no queremos.
4- Estrategias de estudio. Desde saber cómo subrayar un texto hasta tomar notas literales, consultar vocabulario, emplear analogías, hacer parafraseo y realizar algunos esquemas, son decisivos a la hora de saber estudiar y de aprender o de no aprender. Este cuarto factor es tan importante que será la segunda clave, pero antes digamos que la conclusión de esta primera es: el estudio requiere, fundamentalmente, de voluntad, de querer un muy buen proceso de aprendizaje, para lo que se necesita generar ciertas condiciones que favorezcan el estudio.

Segunda clave: sea sistemático y metódico en el proceso de aprendizaje.
Acordemos que una estrategia de estudio es un conjunto de actividades y medios que se planifican con la finalidad de hacer efectivo el proceso de aprendizaje. Por su parte, la técnica de estudio es una actividad específica que se lleva a cabo para ir cumpliendo la estrategia propuesta. Volvamos al ejemplo anterior: el DT da la estrategia a su equipo (debería llamarse Director Estratégico), la que sus jugadores seguirán por medio de su respectiva técnica (saber recibir el balón, correr en diagonal, hacer pases de primera, etc.). En conclusión, la estrategia es la guía de acción que se debe seguir.


Las estrategias de estudio son 4: 1- Información. Lo primero que hacemos es informarnos sobre el tema, qué tanto o qué tan poco nos vamos a informar depende de la necesidad y motivación. Para esto, las técnicas deben llevar a la repetición activa de los contenidos: emplear estrategias de memoria (mnemotécnicas), subrayar el texto en sentido vertical a un costado de los párrafos y no horizontal debajo de los renglones, tomar notas literales en un cuaderno o libreta, consultar palabras, fechas y nombres desconocidos.
2- Comprensión. Tener información es importante, pero no es la finalidad del aprendizaje. Es más importante comprender la información que repetirla mecánicamente. Una muy buena técnica para ir midiendo el nivel de comprensión es hacer parafraseo. En la medida que logramos decir la información con nuestras palabras, y conservando el sentido original, logramos darnos cuenta de si estamos comprendiendo. También lo podemos hacer colocando ejemplos, haciendo analogías, explicándole el tema a alguien (modalidad de parafraseo) y autogenerando preguntas sobre el tema y dando las respuestas correspondientes.
3- Organización. Contamos con una información que comprendemos y que ahora necesitamos categorizar con base en jerarquías y relaciones. Es importante que en esta estrategia empleemos la técnica de realizar resúmenes, mapas conceptuales, cuadros sinópticos, vincular los nuevos conocimientos a otros ya adquiridos (saberes previos) y a experiencias personales. No olvidemos que el cerebro recuerda mejor cuando se guarda la información de manera ordenada. Cuando se comprende y organiza la información, es porque se está comenzando a tener control sobre ella.
4- Control sobre la información. Podemos decir que las estrategias y técnicas anteriores corresponden al plano de lo cognitivo, mientras esta cuarta corresponde al plano metacognitivo (vea nuestro video sobre funciones ejecutivas). En esta etapa de estudio nuestra voluntad y consciencia de aprendizaje es mayor, por lo que estamos preparados para: a- planificar (establecer objetivos y cronograma, seleccionar estrategias); b- hacer seguimiento (identificar efectividad de las estrategias seleccionadas, cumplir cronograma); c- evaluar (revisar y ajustar, si es del caso, el cronograma, incorporar nuevas estrategias y suprimir otras, evaluar proceso de cumplimiento del objetivo y los resultados finales). 

La conclusión de esta segunda clave es: el estudio requiere, fundamentalmente, que seamos sistemáticos y metódicos en el proceso de aprendizaje.

Estudiar implica querer y saber cómo hacerlo: voluntad y estrategias. Cuando estas dos condiciones se dan, el equipo de fútbol gana torneos y el estudiante conocimiento para afrontar con éxito y responsabilidad la vida.

Si bien lo expresado parece ser un aporte a los estudiantes, que por supuesto busca serlo, no lo es exclusivamente a ellos, pues no olvido que “los educadores también necesitan ser educados”.



[1] Mente Sana cuenta con el Programa de Estimulación Cognitiva HAPPY BRAIN, el cual se desarrolla en 3 niveles: Estimulación, Fortalecimiento y Potencialización, dirigido a jóvenes entre los 15 y los 99 años de edad.