lunes, 3 de septiembre de 2012

Hay vida después del miedo

Es frecuente escuchar expresiones como "si me hubiese arriesgado", "no aproveche esa oportunidad", " fui inseguro", cuando nuestras acciones parten del miedo, el tremendismo y  la visión negativa del futuro estamos preparándonos para iniciar el camino hacia el fracaso, independientemente del área de la vida en el cual nos estemos desenvolviendo.
 Ya que podemos estar entrando en la llamada profecía autorealizada, la cual no es más que nuestra disposición negativa hacia determinada situación y la cual nos empuja de manera desmedida hacia el autosabotaje, a realizar todas aquellas acciones que de una u otra manera puedan obstaculizar el logro de la meta definida, para que después de saboteada la situación, relación sentimental, meta escolar u objetivo laboral, podamos simplemente lamentarnos de no haber podido lograr aquello que anhelamos con tanta fuerza,  justamente es allí donde aparece el destino, la mala suerte o simplemente la "acción divina", puesto que no asumimos nuestro grado de responsabilidad en los resultados obtenidos y acudimos a las famosas excusas que nos permiten justificar nuestras conductas y evitar la pesada carga de ser los artífices de nuestro propio destino.

Renunciar a algo que no nos gusta es normal y un buen indicador de salud mental, pero renunciar a lo que deseamos, a lo que anhelamos y le aporta  felicidad  a nuestra vida solo por que el miedo a lo desconocido es paralizante y la incertidumbre es desagradable  no es sensato ni saludable, ya que nos pasaremos la vida pensando y si se hubiese dado ¿como seria mi realidad hoy?, ¿que habría pasado? y esto nos  llevará a sentirte impotencia y culpabilidad de lo que pudo haber sido y no fue, simple y llanamente por  temor a correr el riesgo de  enfrentarnos a lo desconocido.

Estrategias para ganarle la pelea al miedo
no hay que desesperanzarnos una vez más, es posible vencer la tendencia derrotista y enfrentar cada situación con miras al incremento de nuestra autoeficacia, para tal fin necesitamos identificar cual es nuestro dialogo interno y en que aspectos esta centralizado, si piensas que algo te  va salir mal desde antes de iniciar el camino es de esperarse que encontraras muchos más obstáculos que si inicias tus proyectos cambiando el enfoque de problemas a oportunidades, identifica cuales son tus creencias paralizantes o irracionales y descubre que tanto crees en el mensaje que estas te están transmitiendo, si consideras que es productivo y funcional pensar que  vas a tener un fracaso amoroso cada vez que inicias una relación, quizás actúes de manera acorde con la creencia y no realices  el suficiente esfuerzo y dedicación que si estuvieras pensando que cada situación es una experiencia nueva y distinta a las anteriores, esta es la forma en la cual los pensamientos influyen en nuestras acciones, lo cual nos permite evidenciar como al transformar la forma en la que estamos pensando podremos redireccionar nuestras acciones.

y una frase de Confucio  nos permite reflexionar "Como no sabia que era imposible, lo hizo".

BLANCA MERY