viernes, 17 de agosto de 2012


Boletín Nº 2 – Agosto 16 de 2012
Circulación mensual


Notas para tu

La falta de atención no es un problema, es tan solo un aspecto por mejorar.
 


Conoce cómo puedes mejorar y fortalecer tu atención.

ATENCIÓN


¿Sabías que hay cuatro tipos de atención?:

1- Alternante: flexibilidad mental para cambiar el foco de la atención.

2- Dividida: capacidad para realizar dos o más tareas simultáneamente.

3- Selectiva: “filtrado” de información (estímulos) sin importancia.

4-Sostenida: concentración de la atención en una sola tarea.


¡Mejor aún!, Puedes mejorar cada tipo de atención. 


Veamos cómo

Estrategias para mejorar la atención

·        Alternante: sumar y restar en voz alta los números que otra persona le vaya indicando; contestar el teléfono, abrir la puerta, encender/apagar la TV, etc., durante un lapso corto de tiempo.

·        Dividida: leer un párrafo (comprensión lectora) e ir contando una vocal o consonante que se indique previamente (L, por ejemplo); contar de forma regresiva (100, 99, 98… 0) y simultáneamente hacer una señal (levantar la mano) cuando escuche un sonido previamente indicado por la persona que le ayudará realizando el sonido. 

·        Selectiva: buscar “todos” los objetos que sean de un determinado color (azul, por ejemplo), forma (cuadrado); ir al supermercado y comprar 3 o 5 productos de cientos que hay (puede tomarse nota para saber qué comprar, o memorizar la información.  Ver nuestro Boletín Nº 1).

·        Sostenida: contar en forma regresiva (100, 99, 98… 0); decir el abecedario en forma regresiva (z, y, x… a); realizar laberintos y mándalas; buscar diferencias entre dos dibujos “similares”.

Las estrategias presentadas hacen parte de algunas que se trabajan en el “Programa de mejoramiento de la atención” que tiene Mente Sana para niños, jóvenes y adultos.  El programa permite identificar y fortalecer los tipos de atención, la manera como empleas cada uno y qué tipo de atención requieres fortalecer.  La identificación se lleva a cabo a través de dos evaluaciones, cuyos resultados hacen evidentes las potencialidades y los aspectos por mejorar que requiere trabajar la persona.


Con este segundo número de Notas para tu Mente Sana”, ya sabes que no es cierto que tengamos “mala atención”, solo que podemos estar fallando en la atención sostenida, la que todas las personas creen que solo tenemos, por eso siempre se exige que: “preste atención y no se mueva tanto del puesto, no mire por la ventana, no escuche música cuando estudie, etc., ¿qué tal que quien hace todo lo anterior, y a quien se le dice que no lo haga, tenga buena atención dividida?

No digas ni te digas que tienes mala atención, solo que tienes un aspecto por mejorar.  Date mensajes positivos.